jueves, 31 de julio de 2014

Reseña: Insanity (Asylum #1)- Lauren Hammond




Adelaide Carmichael y Damien Allen no podrían ser más diferentes.

La madre de Adelaide la abandonó cuando tenía diez años, dejándola ser criada por su abusivo y alcohólico padre.

Damien por otro lado, proviene de una familia acomodada, es una celebridad local, y parece tener un futuro brillante frente a él.

A pesar de sus diferencias, Adelaide y Damien son jóvenes, rebeldes, y están fieramente enamorados.

Y tienen un plan.

Van a huir.

Estarán juntos para siempre.

Y su plan salía como lo planearon, hasta que ocurrió una tragedia y por alguna razón, Adelaide terminó en el hospital para enfermos mentales de Oakhill.

Adelaide no tiene idea de lo que hizo para terminar en Oakhill, pero sabe que una cosa es segura…

No quiere estar allí.

Y después de que Damien la siguiera para ayudarla a escapar, Adelaide poco a poco une todas las piezas que su memoria había perdido.

Y no le toma mucho tiempo a Adelaide entender que algunas veces…

el amor verdadero nunca muere.


Lo malo:

Los personajes. Como protagonista esta Adelaide, que como bien dice la sinopsis, es una chica maltratada por su padre que acaba en un manicomio. Con esta historia el personaje se supone que tendrá mucho potencial, pero no. Adelaide podría ser un gran personaje si su estupidez fuera parte de su locura porque justificaría el hecho de ser tan HIPOCRITA. Adelaide se convierte en un personaje horrible porque sufre el síndrome de casi toda protagonista de literatura juvenil, “no ser como las
solo mencionar que no son como los demás
ya me hace odiar al personaje
demás chicas” cuando en realidad son iguales. La protagonista del libro se queja de que las demás chicas sean cotillas, mientras ella quiere saber todo lo que pasa. Se queja de que las demás chicas se sonrojen e intenten ligar con chicos, cuando ella hace exactamente lo mismo. También se queja de que haya mujeres ricas y guapas, cuando ella sale con hombres ricos y guapos. Nunca entenderé la necesidad de desprestigiar a los demás personajes femeninos para resaltar lo “especial” de la protagonista. Además Adelaide parece  tener un problema con las prostitutas con frases como “lo desnude con la mirada como solo una prostituta haría” o “así debían sentirse las putas”





Otro personaje es Damien el cual para ser el interés amoroso no tiene personalidad, lo único que hace es decir lo maravillosa que es la protagonista y lo enamorada que esta de ella. También están el Doctor Watson y su compañera de cuarto que le ayudan durante su estancia en el manicomio que son decentes como personajes . Y los antagonistas principales siendo el padre y otro doctor del manicomio aunque empiezo a pensar que la autora los puso porque son hombres y tienen posición de autoridad.

El romance. No entiendo porque la mayoría de las novelas románticas tienen tan poco desarrollado el romance, es muy irónico considerando que es su eje central. La historia de amor entre Adeilade y Damien es de lo más superfluo que he leído. Él la ve un día caminando por la calle, insiste en que se suba a su coche (no, no le ofrece un caramelo ni su coche es una furgoneta blanca) ella dice que no, él insiste unos días y ¡Bam! amor. Lo demás en su romance es decirse lo mucho que se quieren, que no pueden vivir en el uno sin el otro, y llamarse por unos apelativos dignos de un Khalasar.


También la autora mete dramas de amor prohibido por todas partes. Incluso se llegan a comparar con Romeo y Julieta, y aunque odie las comparaciones con los clásicos he de decir que en este caso estoy de acuerdo con Adelaide su romance es tan patético y superficial como el de Romeo y Julieta.

Lo bueno:

 Las partes del manicomio están interesantes. Intentando descubrir los secretos del no muy ortodoxos hospital.
El giro final

Resultado: 2/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario