miércoles, 5 de noviembre de 2014

La otra Bolena. O la historia de la santa y la puta



Esto no es una reseña más bien un análisis de uno de los clichés que más detesto en ficción.


Cuando la serie Los Tudor empezó a emitirse me obsesione con todo lo relacionado a aquella época. La otra Bolena (Phillipa Gregory) me hizo darme cuenta de que si quieres saber sobre los acontecimientos de algo antes de un libro de ficción histórica hay que leerse un libro de  historia y de que la ficción (ya sean libros, películas o series) esta plagada del cliché: “la santa y la puta”.
Y la película es peor. Siempre os quedara
el Universo Cinematográfico Marvel, chicas


este si es un personaje del que me gustaría leer
 La Santa es la protagonista de la historia cuyo papel es ser una inocente palomita  incomprendida por la sociedad. En la otra Bolena ese papel lo ocupa María Bolena quien es una muchacha inocente ignorada por su familia. La belleza de María pronto capta la atención de Enrique VIII y se hacen amantes no sin antes expresar que a pesar de tener marido, ella es ignorante en lo que al folleteo se refiere. Y después de ese momento no pude tomar enserio al libro. Históricamente María Bolena fue conocida por sus números escarceos amorosos en la corte de Francia llegando a ser amante de Francisco I, quien para más señas la llamaba su potra inglesa (que preciosas metáforas sobre hípica, para que luego digan que el romanticismos ha muerto). Se ve que Phillippa Gregory no le parecía adecuado para una protagonista ese tipo de historia de fondo que hacía a su personaje más real (que sería lo adecuado ya que es una persona que existió) y decidió hacerla una Mary Sue.


La otra parte del cliché es la puta,  como su nombre indica es un personaje que solo existe para ser mala liándose con todo lo que se mueva y así ensalzar la bondades de la santa. En el caso del libro esta parte del cliché la realiza la hermana de María, Ana Bolena. Ana es presentada como una persona manipuladora y cruel que utiliza su cuerpo para obtener sus ambiciones, y además como la hermana preferida de la familia (Claro, que noble del siglo XVI no querría que su hija le saliese promiscua). Es verdad que la verdadera Ana Bolena era ambiciosa y cruel con sus enemigos, pero también generosa con sus aliados, inteligente y valiente. Atributos que hubieran manchado la perfección de la Mary Sue.


no se si es el tono,la cara o  toda Natalie Dormer
pero me encanta esta amenaza 
La novela básicamente es la serie de putadas que Ana le va haciendo a todo el mundo y en especial a María que en las escenas con su hermana se dedica a ser mera espectadora. Y eso hace que empatices más con María porque simplemente no hace nada, solo desea una vida tranquila en el campo. Además la pequeña de las Bolena tiene ciertos dejes modernos y considera que es injusto que tenga que ser mangoneada de un lado para otro por ser mujer. Cuando leí el libro me pareció genial el personaje de María, hasta que me di cuenta que casi todas las protagonista de literatura actual tienen las mismas características que ella. Y es que para hacer un buen personaje femenino  tienen que despreciar a todos los personajes femeninos de la narración. Ana es presentada
como una persona tan malvada que incluso se lía con su hermano Jorge (históricamente falso) para concebir un hijo y hacerlo pasar por el del rey, Elizabeth Bolena (la madre) es vista como cómplice de Ana quemando fetos y despreciando a María y Jane Rochford como una persona que le gusta espiar a la gente mientras mantienen relaciones (pobre Jane, lo fácil que hubiera sido su vida con Internet). María reprueba a todas ellas pero no llega a decir que las odia porque eso estaría feo en un personaje tan bueno y puro, y solo muestra verdadera pena por la reina Catalina y la princesa María pero al mismo tiempo culpa a Ana por hacerlas sufrir (por lo que se ve el Rey no tenía nada que ver con esto. Raro es, considerando que solo se hacía lo que él mandase pero obviamente la culpa es de Ana).

La otra Bolena es solo una forma de ejemplificar el menosprecio a los personajes femeninos en la ficción que además de ser pocos ( en comparación al numero de personajes masculinos) solo tienen dos caracterizaciones y deben odiarse mutuamente.


2 comentarios:

  1. Me lo leí hace años y me gustó el libro más que la película. En la peli te ponen a Eric Bana y se te hace difícil odiarle. Pero en el libro... Yo le tenía un asco al rey que no podía con él. Y me daba una pena Ana... Era un poco hijaputa, pero al menos no era una mosquita muerta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película es mucho peor... A mi hizo gracia que para poner al rey de malo lo hicieran violar a Ana como si hubiese necesidad de hacer a Enrique VIII mas malvado de lo que en realidad era cuando se pasaba el día mandando a rebanar cuellos xD

      Eliminar