sábado, 10 de enero de 2015

Reseña: La leyenda de Korra (libro 4)



Si hubiese que ponerle un defecto a La leyenda de Korra en estas ultimas temporadas seria que es demasiado corta. Al ser demasiado corta no desarrollan tanto como deberían; pero a pesar de ello esta ultima temporada ha sido brillante.
Korra empieza la temporada intentando recuperarse de la batalla con Zaheer, nuestra protagonista piensa que el problema es solo físico pero pronto descubrimos que Korra sufre estrés post-traumatico. Normalmente no se suele explorar mucho, y menos en animación, las consecuencias de la batalla para el protagonista. Suele estar un capitulo mal y vuelve a estar perfectamente con un discurso en plan "cree en ti mismo". 
En LLdK esto no pasa, Korra tarda en recuperarse años y es un proceso lento. Recibe ayuda de Katara y piensa que se encuentra bien pero pronto vuelve a caer, igual pasa cuando piensa que Toph le ha quitado el metal del cuerpo y otra vez vuelve a recaer. Un tema tratado bien y que hace evolucionar a la protagonista creando en Korra un balance y convirtiendole en una gran Avatar.
Mientras el Avatar esta en tratamiento, el Reino de la Tierra vive en el caos al no tener nadie que gobierne. Debido a que Korra no puede ejerce como Avatar, Kuvira una de las pupilas de Su Beifong toma el control del reino y lo convierte en una dictadura. A su lado, y sin saber sus intenciones, están Bolin y Varrick que gracias a esta trama con Kuvira se hacen mas activos e importantes en la serie. Pero los demás personajes como Mako, Asami y desgraciadamente Tenzin otra vez quedan recluidos a un segundo plano.
Ademas esta temporada ha sido Beifong. No solo se recupera a Toph sino que vemos su interacción con su prole. Y este es principal problema con que las temporadas sean tan cortas. Ya habían cometido el mismo error precisamente en la tercera temporada con Lin: sus problemas con sus familia se resuelven en un capitulo. Seria mas fácil si no hubieran dejado claro que llevan años peleadas pero que en un episodio de 20 minutos se resuelvan es difícil de creer. Pero lo bueno de los Beifong es que la familia obtiene mas caracterización,  sobre todo el personaje de Opal, que solo estaba ahí para ser el interés amoroso de Bolin.

El final de Avatar es perfecto lleno de acción y momentos emotivos, y tiene la sorpresa de la inesperada relación Korra y Asami. No estropea nada pero queda forzada. Esto no es culpa de los creadores ya que ellos querían hacer a Korra y Asami una pareja bien hecha pero la homofobia en la animación, y mas a la dirigida todos los publicos, no les dejo desarrollar una relación romántica. En este tema siempre me ha asaltado la duda, si el problema que tienen las televisiones es que los niños se ven influenciados por lo que ven ¿nunca han pensando que todos los homosexuales de pequeños solo veían parejas heterosexuales en los dibujos y no han cambiado de sexualidad?. Yo es algo que pensaría siendo los que censuran aunque claro eso seria suponer que esa gente piensa. Pero bueno, siempre les quedaran los comics a los creadores.



Lo bonito  que tiene Avatar, tanto la primera serie como esta, es que buscan soluciones para lidiar con los problemas de manera no violenta. Aunque La leyenda de Aang siga siendo mejor en conjunto La leyenda de Korra tiene puntos extras en la complejidad en cuanto a las motivaciones de los antagonistas. Todos tienen ideales perfectos: igualdad, libertad, orden pero probando que las cosas no son buenas llevadas al extremo. E incluso este hecho es esencial en el viaje de la protagonista durante la serie. Korra empieza siendo una Avatar violenta que quiere causar el bien a costa de eliminar a todos los malas y termina siendo una pacifista que encuentra el balance entre la lucha y la armonía. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario